• Qué hacer si me quiero divorciar

  • Los divorcios cada vez son más comunes en nuestra sociedad. Según la última información brindada por Instituto Nacional de Estadística denota que en el año anterior se cifraron 101.294 actas de separación, de acuerdo con esos datos un 0,1% menor que el año 2015. Si vamos por los territorios, Cataluña y Comunidad Valenciana van a la cabeza en divorcios, teniendo una tasa de 2,5 por cada mil personas; seguidos por Castilla y León y la comunidad de Extremadura con 1,7 cada mil.

    Ciertos demógrafos aluden, « no se concede más el matrimonio para toda una vida». Próximas a la ruptura, las parejas llevan juntas entre 16 y 20 años en promedio en el país.

    Estas son simples conjeturas que se basan en los últimos datos dispuestos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) haciendo referencia a la nulidad, los divorcios express y las separaciones que se registraron en 2016.

    Qué hacer si me quiero divorciarLas estadísticas cifraron 101.294 rompimientos el año anterior, con un 0,1% menor que en año 2015. Tomando en cuenta los territorios, Comunidad Valenciana y Cataluña son las comunidades que llevan la delantera en rupturas matrimoniales, con una tasa de 2,5 por cada mil personas; de la mano de Extremadura y Castilla y León que disponen de una tasa de 1,7 por cada mil personas, un promedio menor al nacional.

    La emblemática frase: hasta que la muerte nos separe, quedo atrás y no solo lo suponen las estadísticas. Sí que también, estas están ligadas a la facilidad de ruptura de uniones con la que dispone España.

    De todas formas, la menor dificultad se verá expuesta en el acuerdo de divorcio siendo este de mutuo acuerdo o separación contenciosa, implicando presencia en los tribunales. Desde Abogados La Gavia garantizamos en todo momento la satisfacción final de nuestro cliente, gracias a los extensos años de experiencia que llevamos en el sector de la abogacía matrinonialista.

    Tipos de divorcio

    Según la explicación de la OCU en su sitio web: el divorcio será muy diferente entre un tipo o el otro. Ya que si se prosigue al acuerdo mutuo se obtendrá mayores ventajas, como la resolución del caso en menor tiempo, costos inferiores gracias a que se necesitará solamente un abogado y un procurador para exponer la demanda. En cambio, en un divorcio contencioso se necesitará abogados para ambas partes, mayor tiempo para obtener un acuerdo, entre otras características que lo diferencian.

    Cuando se haya fijado el tipo de divorcio, el próximo paso es encontrar un abogado y un procurador, como así también un mediador en casos que se necesite una mediación familiar.

    La OCU también nos explica los bienes de la pareja, como ya sabemos, es muy común que en un matrimonio se compartan bienes y propiedades, los cuales están sujetos a ciertas ganancias y obligaciones.  Ahora bien, en tal caso se deberá proceder a una liquidación de bienes gananciales, eso significa, repartir en partes iguales tantos los bienes como las deudas. Si el matrimonio está de acuerdo con la liquidación de los bienes, puede adjuntar a la demanda su propuesta de liquidación. Aunque, si esta lo desea, puede hacerlo con anterioridad a la citación de divorcio, solamente deberá acudir a un notario.

    Convenio regulador

    El último paso a seguir, es estar al tanto del convenio regulador. Él define las medidas que tomarán los ex cónyuges luego de proceder al divorcio: ya sea la patria potestad, custodia de los niños, poder del uso de la casa familiar, entre otros asuntos. En definitiva, es un documento fundamental en el caso de que se tengan hijos conjuntamente.

    En divorcios de acuerdo mutuo, la solicitud de divorcio debe pedirse con un apunte regulador obligatorio, el cual se revisará por un fiscal y un juez (en el caso de que haya niños), esto se realiza por términos legales y para verificar que no sea dañino para ambas partes de la pareja. En definitiva, en la sentencia se decidirá si lo aprobará, ya sea el total del convenio, parcial o si no lo hará.

HAGA CLICK AQUÍ PARA LLAMARNOS