• Abogados Matrimonialistas Barajas

  • En nuestro despacho de abogados matrimonialistas Barajas ofrecemos un servicio de acompañamiento completo pues estaremos presentes desde el primer momento, cuando lo que se requiere es asesoría, hasta la etapa de la representación jurídica. Debido a los conocimientos y experiencia en derecho de familia de nuestros expertos, garantizamos éxito en el resultado y rapidez en el proceso.

    Somos el despacho de familia en Barajas mejor valorado por el profesionalismo con el que actuamos en cada caso. Además somos abogados especializados en divorcios en Barajas por lo que ofrecemos:

    • Asesoramiento legal, para determinar la mejor opción según el caso, especialmente la más conveniente cuando se tienen hijos.
    • Representación jurídica acertada dada nuestra experiencia y conocimientos en la rama matrimonialista. Nos anticipamos a todas las eventualidades que surgen durante el proceso de divorcio, ya sea antes, durante o al momento de la firma.
    • Defensa legal: si en el proceso llegase a surgir la necesidad de la defensa legal, ponemos todos nuestros conocimientos y experiencia al servicio de los clientes para obtener los mejores resultados.

    Nuestros servicios de asesoría y asistencia en casos de divorcio están en xxx y llegan hasta cualquier lugar de sus alrededores. Respondemos las dudas que surgen al enfrentar un divorcio, especialmente en las situaciones más complicadas y lo hacemos en forma muy profesional y por supuesto de manera confidencial. Analizamos cada situación en profundidad para encontrar la mejor solución para sus hijos.

    Especialistas en custodias, pensiones y medidas paternofiliales

    Los divorcios tienen consecuencias que afectan directamente los intereses de los menores de edad, por lo que el derecho de familia y el Código Civil han establecido las formas adecuadas para protegerlos. Estos procedimientos requieren de la actuación de  abogados derecho de familia con experiencia suficiente  como los que integran nuestro despacho.

    Contar con un abogado especialista en derecho de familia no solo resulta obligatorio sino que además le permitirá tener a alguien que se ocupe de todo lo relacionado con las gestiones y procedimientos ante una situación de separación o divorcio, sin que usted tenga que preocuparse por el papeleo y las diligencias asociadas.

    En nuestro despacho estamos integrados por abogados de familia prestigiosos, que han obtenido su reconocimiento por los éxitos logrados en torno a las medidas paternofiliales y en la gestión de herencias. Esto tiene una importancia vital, pues de ello dependen el uso de la residencia familiar, la tutela, la pensión de alimentos y hasta el régimen de visitas.

    Brindar protección adecuada a los hijos en el caso de la separación y el divorcio es el objetivo de la legislación y del Código Civil, puesto que en el derecho de familia está claro que la disolución de la unión conyugal no debe disolver las obligaciones que los padres tienen hacia sus descendientes. Las medidas paternofiliales son la forma  establecida en  el derecho familiar para conseguir el resguardo de los deberes y derechos de los padres hacia los hijos, por lo que envueltos en estas situaciones se hace necesario conocer algunos de los términos con los que habrá que enfrentarse:

    Uno de los recursos legales de mayor utilidad en estas situaciones son las capitulaciones matrimoniales pues ellas al regular todo lo relacionado con los aspectos económicos de la unión matrimonial, pueden ajustarse dependiendo de la situación. Usualmente se hacen antes del matrimonio, pero tambien pueden solicitarse luego de la unión legal. En el primer caso es indispensable que la ceremonia matrimonial se formalice dentro del lapso de tiempo fijado como validez para este acuerdo económico, pues si se realizara en fecha posterior, el mismo carecerá de valor legal. Deben realizarse mediante una escritura pública ya sea que se hagan antes o después de la celebración matrimonial.

    Liquidación de Sociedad de Gananciales

    Ya vimos que el régimen económico de un matrimonio se rige por las capitulaciones matrimoniales, pero ¿qué pasa cuando no existe una unión legal?, pues que  las diferencias se tienen que dirimir mediante acuerdo de los cónyuges.

    La disolución de un matrimonio conlleva también la de su régimen económico y por ello se procede a la liquidación de los bienes del mismo, tanto de los inmuebles como de los muebles. Es allí donde cobra importancia la forma de régimen económico de la unión. Conforme al Código Civil, existen tres tipos distintos, veamos cuales son:

    • Gananciales: en este tipo de regímenes los bienes se reparten por igual entre ambos cónyuges al momento del divorcio, pues sin tomar en cuenta quien los haya generado se consideran bienes en común y por lo tanto conforman el patrimonio de la pareja.
    • Separación de Bienes: en este tipo de régimen económico se considera que cada miembro de la pareja conserva los bienes que produzca u obtenga por alguna vía.
    • Participación: este régimen económico implica que cada uno de los conyugues tiene derecho a la participación en las ganancias de los bienes de su pareja al momento del divorcio, en el porcentaje que previamente hayan establecido.

    Son dos los factores que intervienen en la liquidación de una sociedad de gananciales. La primera es la existencia o no de descendencia común y la segunda la posibilidad de que el reparto se realice mediante acuerdo o no, ello incidirá directamente en la duración del proceso.

    Somos los mejores abogados de familia en Barajas y nos encargamos de realizar todas las diligencias necesarias para facilitar el proceso, desde ofrecerle la asesoría inicial que requiere conforme a la situación en la que se encuentre,  hasta gestionarle toda la documentación necesaria para culminarla exitosamente. Deja en nuestras manos todos los trámites administrativos para tu divorcio.

    Separación y divorcio de mutuo acuerdo

    La forma más fácil y conveniente de terminar la unión matrimonial es mediante el acuerdo de ambas partes sobre la finalización legal del matrimonio. Esto es lo que comúnmente se conoce como divorcios de mutuo acuerdo en los cuales ambas partes establecen las medidas que regirán la disolución.

    Desde el punto de vista humano y psicológico esta es la mejor forma de terminar con la unión matrimonial, pues la capacidad de acordar amistosamente la disolución y todas las medidas que esta conlleva, evita o al menos disminuye los daños emocionales que inevitablemente estos procesos suelen traer como consecuencia tanto a los hijos en común como a cada miembro del matrimonio.

    Un dato que no muchos conocen es que la ley que rige las uniones matrimoniales en nuestro país establece que solamente luego de transcurridos tres meses desde la celebración de la unión, es cuando se podrá solicitar la separación o divorcio. Esto implica que  hasta que no se haya cumplido este periodo de tiempo no se podrá solicitar la disolución del vínculo matrimonial.

    Los convenios reguladores son la vía para establecer las condiciones que regirán para la separación, por lo que ellos tratan de asuntos cruciales como lo son la custodia de los hijos menores de edad, el régimen de visitas, la patria potestad y las pensiones, que implican algo más que tan solo el aspecto de la alimentación. Fijan también la división de los bienes y el modo en el que se repartirán las cargas económicas de la vivienda familiar.

    Como abogados matrimonialistas en Barajas llegado el momento en el que como pareja evalúen que lo más conveniente es poner fin a su unión legal, estamos a completa disposición para ayudarles a plasmar en papel el convenio regulador y para tramitar toda la documentación que se necesita para disolver el matrimonio.

    Cuando se comprende que el matrimonio no ha resultado ser lo que se esperaba de él lo mejor es proceder al divorcio de mutuo acuerdo, pues aunque siempre resultará un momento difícil, será infinitamente mejor que cuando las partes no logran ponerse de acuerdo respecto a la forma de terminar con la relación conyugal.

    Muchas personas piensan que separación y divorcio son términos diferentes para referirse al hecho de romper la unión matrimonial. La verdad es que son cosas distintas, pues aunque ambos impliquen la culminación de la relación sentimental, hasta que no se formalice el divorcio legalmente las personas continuarán casadas ante los ojos de la ley y por lo tanto les será  imposible, entre otras cosas, volver a establecer un vínculo matrimonial con otra persona diferente.

    Aclarados estos términos creemos que es bueno recordar que solo podrán iniciarse los tramites luego de tres meses desde que se haya celebrado la unión y que siempre lo más conveniente será llevar el proceso de divorcio de la forma más liviana posible y esto siempre será mediante la vía de la armonía y el acuerdo. En nuestro despacho contamos con los mejores abogados de Barajas Madrid para ocuparse de todos los trámites y asegurar que pese a todo, ambas partes queden satisfechas con los resultados de la gestión.

    Cuando ya se hayan logrado los acuerdos y los dos miembros de la pareja hayan procedido a firmar el divorcio, nuestros abogados también se encargarán de presentar los escritos ante el juzgado de familia correspondiente conforme al sitio de residencia. Cuando hay hijos menores de edad el Ministerio Fiscal estudiará el contenido para determinar si el mismo protege a los menores.

    Divorcio Contencioso

    Si entre los miembros de una pareja no hay acuerdo respecto a la forma de disolver el vínculo matrimonial, pues ninguno o al menos uno de ellos no encuentran beneficioso el proceso o sus condiciones, es cuando se entra en el divorcio contencioso. Es así como se llama al tipo de proceso opuesto al mutuo acuerdo.

    Al igual que en el caso del divorcio de mutuo acuerdo, para iniciar este proceso deben haber transcurrido al menos tres meses desde la celebración de la unión.

    Un abogado especialista en derecho de familia será imprescindible para introducir las solicitudes de medidas especiales, que suelen ser frecuentes en los casos de las relaciones de pareja donde sean justamente los altos niveles de conflictos o fuertes problemas los que les han llevado a la disolución del vínculo matrimonial. Obtenemos los mejores resultados en un divorcio al mediar entre los miembros de la pareja. 

    Procedimientos de modificación de medidas

    En algunas situaciones es posible solicitar el inicio de un procedimiento para modificar las medidas establecidas al momento de la separación, pero para que ello pueda hacerse es indispensable que hayan ocurrido cambios en las condiciones que llevaron a la fijación de las mismas.  Por lo general hay algunas situaciones que hacen más fácil el inicio de estos procedimientos entre las cuales se pueden mencionar las siguientes:

    • Situación económica del progenitor que no tiene a cargo la custodia
    • Cambios en la situación de convivencia con los descendientes
    • Mejoría o reducción de las ganancias de cualquiera de los cónyuges
    • Aumento de los gastos para cubrir las necesidades de los hijos.

    Tener un buen bufete de familia en Barajas Madrid será cambien clave a la hora de iniciar  un procedimiento de modificación de medidas, pues ello incidirá directamente en la consecución de  unas nuevas que resulten más satisfactorias

    Divorcio con hijos

    En nuestro despacho de abogados siempre aconsejamos a nuestros clientes en el sentido que lo mejor cuando se tiene descendencia es un divorcio con hijos de mutuo acuerdo,  pues aunque cada miembro de la pareja puede tener frustraciones por el modo en el que terminó su proyecto de vida en común, para los hijos supone una situación aún más difícil al verse obligados a criarse en dos hogares distintos. En un divorcio con hijos debe tenerse consciencia que ellos son la parte más importante y que los padres deben esforzarse al máximo para que su situación no deje secuelas psicológicas ni traumas en su descendencia.

    Ante un divorcio con hijos siempre lo más aconsejable es una custodia compartida entre ambos progenitores, pero no por ello podemos obviar que hay situaciones especiales donde por las condiciones de alguno de los padres, es muy factible  plantearle a un juez que la alternancia no es lo más recomendable y que lo mejor para el menor es quedar bajo el cuidado de uno solo de ellos. Evidentemente dado que en estas situaciones suelen plantearse conflictos entre los miembros de la pareja, estos casos suelen durar más y es allí donde contar con los abogados más económicos de Barajas, pero no por ello los menos eficaces ni exitosos, puede suponer una diferencia.

    En este tipo de situaciones los convenios reguladores  resultan vitales pues contendrán el régimen de comunicación y el régimen económico; es decir que en ellos se fijarán: el domicilio familiar y se determinará cuál de los cónyuges  hará uso del mismo, la modalidad y oportunidad de las visitas a los hijos para el que no haya obtenido la custodia y el monto a pagar para cubrir parte de las necesidades de su descendencia.

    Medidas Paternofiliales

    Las medidas paternofiliales se relacionan con los elementos siguientes:

    • Patria Potestad: que no es más que la serie de obligaciones y derechos  que los padres tienen hacia su descendencia desde el mismo momento de su nacimiento y que se relacionan con la alimentación, la educación y el lugar de residencia de un menor, entre otros aspectos.
    • La guarda o custodia que viene siendo la responsabilidad de los progenitores en asegurar la satisfacción de cada una de las necesidades cotidianas de los hijos como los son: la asistencia a un centro de educación, las visitas periódicas a los centros de salud y todo lo que implica el cuidado de los hijos para su correcto desarrollo. Esta puede ser compartida por los padres o darse en exclusiva a alguno de ellos.

    Cuando solamente uno de los padres es el encargado de asegurar tales cuidados cotidianos es cuando se habla de custodia exclusiva y por lo tanto el otro progenitor deberá respetar los acuerdos de visitas en cuanto a programación, duración y horarios.

    Son estos casos en los que se establecen los regímenes de visita mediante los que se definen estos aspectos señalados en cuanto a frecuencia y condiciones de las visitas y hasta la programación de las fechas especiales del año como las navidades y las vacaciones escolares, para fijar cuando los menores estarán con uno o con otro progenitor.

    Otra de las medidas paternofiliales esenciales son las pensiones de alimentos  pues resultan muy relevantes para el que tiene la custodia de los hijos. En ellas se acuerdan el montante de dinero a aportar para asegurar que las necesidades de los hijos queden cubiertas de modo satisfactorio.

    La atribución del uso de la residencia familiar  está estrechamente relacionada con el tipo de custodia acordada. Si esta es exclusiva, solamente el padre sobre quien recaiga la misma podrá hacer uso de la vivienda atribuida a los descendientes. En caso de ser la custodia compartida, el derecho a uso de la residencia familiar se alternará entre ambos padres, tomando en cuenta la programación de los acuerdos alcanzados para la convivencia con los hijos.

    ¿Qué documentos se necesitan para las medidas paternofiliales?

    Lo primero es el certificado de nacimiento de los hijos así como el acta de empadronamiento. En segundo lugar se requiere presentar el acuerdo firmado por ambas partes, cuando se convino un divorcio de mutuo acuerdo y en caso contrario, si se trató de un divorcio contencioso, se deben presentar las nóminas y declaraciones de IRPF de los cada uno de los progenitores

    Plazos y consecuencias

    Si algo incide en la duración del proceso de establecimiento de las medidas paternofiliales es tipo de divorcio que tuvo lugar.

    Cuando se trata de una situación de mutuo acuerdo, por lo general la fijación de las condiciones relativas a la custodia, la residencia familiar, las pensiones y el régimen de visitas suelen alcanzarse de manera mucho más rápida, por lo que la presentación ante el juez, la sentencia y la posterior legalización, serán también más expeditas.

    Si por el contrario se ha tratado de un divorcio contencioso por lo general existirán fuertes diferencias respecto a la mayoría de estos asuntos, por lo que llegar a un convenio puede demorar un tiempo bastante mayor. Ante esta situación suele procederse a solicitar medidas provisionales para regular todo aquello que no puede esperar por la decisión de los juzgados.

    Tutela de un menor

    La protección legal que se le otorga a una persona adulta hacia la custodia de un menor de edad es lo que se conoce como tutela y ella implica no solo la condición de velador de los bienes y pertenecías del niño o adolescente, sino también la responsabilidad sobre su educación y desarrollo físico y psicosocial.

    Esta es la medida aplicable cuando un menor de edad queda desprovisto de la patria potestad, bien sea por razón de abandono por parte de sus progenitores o por fallecimiento de los mismos. Esta por lo tanto diseñada para estas situaciones especiales cuando debe asignarse un responsable de su protección y custodia.

    Solamente existe un caso en el que a un individuo mayor de edad puede asignársele un tutor y este es cuando motivado a una discapacidad las personas requieren de la extensión de la patria potestad.

    ¿Cómo se elige al tutor?

    Evidentemente los tutores más apropiados para un menor de edad son sus progenitores, pero a falta de estos aplica lo indicado por los padres en un testamento. En ausencia de este documento son los jueces quienes se encargarán de determinar a quién corresponderá esta responsabilidad. Por lo general encargan a los hermanos u otros familiares cercanos que tengan capacidad para cumplir con esta función.

    ¿Cuándo un individuo no puede optar por la tutela de un menor de edad o discapacitado?

    Son varias las causas que llevarán a los jueces a optar por algunas personas y a excluir a otras al momento de nombrar a un tutor, algunas de ellas son las siguientes:

    • Cuando una persona demuestre de manera evidente la hostilidad o falta de empatía con el menor o discapacitado objeto de tutela.
    • Si los padres las excluyeron en su testamento aun cuando por razón de orden de prioridades serían seleccionables.
    • Cuando no tengan las condiciones económicas para asumir tal responsabilidad
    • Cuando hayan cometido delitos que de algún modo puedan relacionarse con la imposibilidad de asumir las responsabilidades de la tutela de un menor.
    • Cuando no se encuentren en libertad plena
    • Cuando habiendo estado a cargo de la tutela de otra persona esta le haya sido revocada por el incumplimiento de las responsabilidades inherentes a la misma.

    Es importante señalar que inclusive los mismos padres pueden perder la tutela de los hijos ante resoluciones judiciales que así lo decidan.

    Aunque un juez haya seleccionado a un tutor que a su juicio haya identificado como quien mejor podría  responsabilizarse por un discapacitado o un menor de edad, debe saberse que es posible declinar en la tutela de un menor alegando razones como una  excesiva carga laboral, impedimentos económicos e inclusive alguna condición de salud que impida encargarse en forma apropiada de los intereses y del cuidado del menor.

    La condición de tutor se pierde ante cualquiera de las condiciones siguientes:

    • Por el fallecimiento del tutor
    • Cuando el menor alcance la mayoría de edad, es decir cuando este cumpla los dieciocho años de edad.

    La responsabilidad que conlleva el ser seleccionado como tutor también tiene beneficios, siendo el de mayor significación la posibilidad de optar por un porcentaje del patrimonio del tutelado, que va desde un 4 a un 20%

    Situaciones en las que el tutor debe solicitar la autorización de un juez

    Aunque un tutor tenga bajo su responsabilidad la custodia del tutelado y de sus bienes, al habérsele otorgado la capacidad legal para actuar en su nombre, existen circunstancias en las cuales para proceder deberá solicitar previamente la autorización de un juez. Ellas son:

    • Incurrir en un cuantioso gasto que afecte el patrimonio del tutelado
    • Realizar operaciones de compra y venta de productos financieros
    • Intentar demandas en nombre del tutelado
    • Aceptar o rechazar contratos, acuerdos y convenios
    • Realizar operaciones de compra y venta de los bienes del amparado
    • Ingresar al amparado en centros de rehabilitación psiquiátrica, institutos de educación especial, u otras instituciones relacionadas.
    • Intervenir en las reparticiones del patrimonio que posea el tutelado producto de una herencia compartida.

    ¿Cuándo  se requieren los servicios de un abogado?

    Si existe un testamento donde los padres hayan expresado su voluntad respecto de la persona en quien deseaban que recayera la tutela del menor, el proceso de nombramiento del mismo por lo general se hará sin ningún tipo de complicaciones, pero de no existir tal escrito entonces la situación puede volverse algo más larga y compleja.

    Es en este segundo caso cuando se hará más necesaria la asesoría de un  abogado especialista familia Barajas para orientar a un candidato sobre la forma de proceder para hacerse cargo del menor de la forma más rápida posible.

    Impago pensión de alimentos

    Una situación lamentablemente bastante frecuente en los divorcios de las parejas con hijos menores de edad, es el impago por la pensión de alimentos. Pese a que al momento en el que el juez la dicta suele tener muy presente tanto  las condiciones económicas de los padres como  las necesidades de los menores, aun así hay quienes incumplen o realizan el pago con irregularidad.

    Es así como por lo general lo que se impone es un monto por concepto de pensión alimenticia que asegure la satisfacción de las necesidades de la descendencia. La pensión de alimentos  no es un monto fijo pues varía entre un 30 y un 35% del total de ingresos del progenitor que deba pagarla. Lo que sí es un hecho es que la cifra nunca será inferior a 150€ y aunque hay situaciones especiales donde algún juez de familia ha eximido al responsable del pago de su obligación en este sentido, no debe tenerse por norma tal suspensión de la obligación, ni siquiera ante situaciones de desempleo o de estrechez económica.

    Ante estas situaciones de incumplimiento en nuestro despacho contamos con los mejores abogados de familia en Barajas Madrid, que le ayudarán a transitar por momentos tan difíciles como puede ser el hecho de no contar con el pago oportuno de la pensión de alimentos.

    Abandono del hogar y abandono familiar

    Abandono familiar y abandono de hogar no son lo mismo aunque son muchos los que piensen lo contrario.  A pesar que ambos modos de proceder tienen consecuencias nefastas, el primero de ellos constituye un delito que se encuentre tipificado como tal en el código civil español. El Abandono familiar, que no es más que el incumplimiento de las medidas acordadas en los  convenios reguladores,  puede  acarrear para quien lo comete penas que incluso llevarían a cuatro años de prisión. Esta es entre otras la razón para no tomarse a la ligera el pago oportuno de pensión de alimentos o del respeto al régimen de visitas o a la acogida familiar. 

    Respecto al abandono de hogar, si bien no es un delito que conlleve penas civiles o penales, en nuestro despacho recomendamos siempre redactar un escrito donde se expongan detalladamente las razones que llevaron a la decisión de abandonar el hogar para ser presentado ante el juzgado. Para ello ponemos a disposición de nuestros clientes a los mejores abogados matrimonialistas de Barajas Madrid.

    Abogados matrimonialistas por Madrid

    Poseemos los mejores abogados sucesiones en Madrid y además ofertamos a los mejores abogados especializados en divorcios en Carabanchel. Estamos disponibles en:

HAGA CLICK AQUÍ PARA LLAMARNOS